Terapia asistida con/por animales en personas con Alzheimer

Nuestro inicio en la terapia asistida por/con animales no hubiese podido ser sin la residencia San Lázaro de Elgoibar, ni las personas que la gestionaban y en ella trabajaban. Había que abrir un camino nuevo y aunque estábamos seguros de todo, no podía escaparse ni el más mínimo detalle porque eso supondría retroceder todo lo avanzado.

Para que todo fuese rodado otra gran ayuda que tuvimos desde el primer momento fue la enorme colaboración de Nagusilan que desde la primera a la última persona siempre han hecho todo lo posible por facilitarnos la labor. Nagusilan es una red de voluntariado de personas que ayudan a otras personas mayores a través de valores tan importantes como la solidaridad, la participación y la transformación social.

El último punto a atar fueron l@s familiares de nuestros mayores y para ello nos armamos de bibliografía, estudios y sobre todo de mucha sinceridad y ganas. La bibliografía y los estudios fueron importantes pero con las ganas y la sinceridad, no había quien parase aquel primer programa de Anateusk.

Los objetivos en un programa grupal de terapia asistida por/con animales tienen que basarse en una valoración inicial lo más detallada posible en la que podamos llegar a elaborar un “trabajo individual en grupo”. Cada persona tendrá sus propios objetivos y siempre que podamos, estos objetivos han de ser creados en una progresión que nos permitan mejorar además de los propiamente programados, la sensación de soledad que muchas veces tienen nuestros mayores.

Hemos tenido varios casos en los que la familia nos ha comentado que su familiar no era especialmente cercan@ con los perros pero con el tiempo y un poco de paciencia, esa conexión – interacción con el perro ha surgido y se ha convertido en una “llave” muy importante con la que poder llegar hasta esa persona.

Ese momento de interacción con el perro, esa llave, abre muchas puertas que de ninguna otra manera hubiésemos podido abrir y facilita mucho la labor a l@s profesionales que trabajan día a día con l@s pacientes porque los objetivos que podemos conseguir son muy variados y una vez evaluados nos darán una idea de las mejoras que aportan en diferentes áreas de la persona. Mejoras que seguro son mayores si tenemos la posibilidad de combinar el trabajo de sala con el de exterior en contacto con la naturaleza.

Sigamos trabajando entre tod@s, ayudándonos y colaborando en mejorar todos los programas de terapia asistida por/con animales para mejorar la calidad de vida de nuestros mayores y muy especialmente la de aquell@s con Alzheimer.