Archivo de la etiqueta: Perros trabajando

Perros detectores y Covid-19

Tal y como ya sabemos, no es necesario enseñar a olfatear a un perro. Ya saben hacerlo desde que nacen y lo único que tenemos que hacer es enseñarle lo que queremos que detecte y luego tener un poco de paciencia.

La bacteria Clostridioides difficile denominada también Clostridium difficile es la principal causa de diarrea en todos los hospitales del mundo y en el Centro de Control de las Enfermedades y Prevención de EEUU, se estima que cada año alrededor de 500.000 personas son infectadas ocasionando un gasto de entre 5 – 6 millones de dólares anuales , siendo la causa de unas 30.000 muertes al año.

La bacteria se propaga muy fácilmente entre las personas y muestra una importante resistencia a los fármacos. Su sintomatología puede ir desde desequilibrios de la flora intestinal, diarrea a en casos extremos inflamación intestinal y muerte. Es vital su detección precoz porque si no es detectada a tiempo sobre todo en pacientes de edad avanzada que puedan estar tomando antibióticos podría llegar a causarles la muerte porque los antibióticos eliminan las bacterias intestinales “buenas” y así es más fácil que la Clostridium difficile infecte el intestino.

Las pruebas para confirmar la infección tardan varios días y eso precisamente hizo que un equipo multidisciplinar en Países Bajos, se aventurase a entrenar a un beagle de 2 años que anteriormente no había sido empleado para trabajar en detección.

Se coordinó muy bien el trabajo y siendo todo supervisado por investigadores del Centro Médico de la Universidad de VU en Amsterdan y del St Lucas Andreas Hospital, en aproximadamente dos meses de trabajo el perro ya era capaz de detectar la presencia de la bacteria y el trabajo fue publicado con éxito en el British Medical Journal.

En el estudio, de 50 muestras, se lograron resultados del 100% de sensibilidad y del 94% de especificidad. La sensibilidad se obtiene con la proporción de muestras positivas correctamente identificadas y la sensibilidad con la de negativas correctamente identificadas.

Posteriormente trabajando directamente con los pacientes en sala, en aproximadamente unos 10 minutos obtuvo resultados de 83% de sensibilidad y 98% de especificidad.

Ahí quedan esos datos y ahí queda el trabajo de ese perro de los Países Bajos que luego también otros continuaron con otro perro en el Hospital General de Vancouver en Canadá.

Si ya somos conscientes que la capacidad de detección de los perros en muchas patologías está al nivel de las mejores pruebas que pueden emplearse, tal vez sería interesante trabajar en el entrenamiento de perros de detección en Covid-19 dirigidos sobre todo a una fase de control de la pandemia y la necesidad de cribado en diferentes ubicaciones como aeropuertos, estaciones y otros espacios públicos que fuese necesario controlar.

Seguro que si el entrenamiento es bueno, el resultado también porque los perros podrían detectar no tan solo el olor que pueda tener el Covid-19, sino el aumento de la temperatura o cualquier otro factor que pueda oler y que ahora no conocemos del Covid-19 pero los perros nos podrían ayudar a identificar. Otra cosa muy diferente sería que se admitiese como válida por los sistemas de salud la detección con perro aunque posteriormente hubiese que realizar algún tipo de test que «validara oficialmente los resultados».

Gracias skeeze (Pixabay) por la imagen

Terapia asistida con/por animales en personas con Alzheimer

Nuestro inicio en la terapia asistida por/con animales no hubiese podido ser sin la residencia San Lázaro de Elgoibar, ni las personas que la gestionaban y en ella trabajaban. Había que abrir un camino nuevo y aunque estábamos seguros de todo, no podía escaparse ni el más mínimo detalle porque eso supondría retroceder todo lo avanzado.

Para que todo fuese rodado otra gran ayuda que tuvimos desde el primer momento fue la enorme colaboración de Nagusilan que desde la primera a la última persona siempre han hecho todo lo posible por facilitarnos la labor. Nagusilan es una red de voluntariado de personas que ayudan a otras personas mayores a través de valores tan importantes como la solidaridad, la participación y la transformación social.

El último punto a atar fueron l@s familiares de nuestros mayores y para ello nos armamos de bibliografía, estudios y sobre todo de mucha sinceridad y ganas. La bibliografía y los estudios fueron importantes pero con las ganas y la sinceridad, no había quien parase aquel primer programa de Anateusk.

Los objetivos en un programa grupal de terapia asistida por/con animales tienen que basarse en una valoración inicial lo más detallada posible en la que podamos llegar a elaborar un “trabajo individual en grupo”. Cada persona tendrá sus propios objetivos y siempre que podamos, estos objetivos han de ser creados en una progresión que nos permitan mejorar además de los propiamente programados, la sensación de soledad que muchas veces tienen nuestros mayores.

Hemos tenido varios casos en los que la familia nos ha comentado que su familiar no era especialmente cercan@ con los perros pero con el tiempo y un poco de paciencia, esa conexión – interacción con el perro ha surgido y se ha convertido en una “llave” muy importante con la que poder llegar hasta esa persona.

Ese momento de interacción con el perro, esa llave, abre muchas puertas que de ninguna otra manera hubiésemos podido abrir y facilita mucho la labor a l@s profesionales que trabajan día a día con l@s pacientes porque los objetivos que podemos conseguir son muy variados y una vez evaluados nos darán una idea de las mejoras que aportan en diferentes áreas de la persona. Mejoras que seguro son mayores si tenemos la posibilidad de combinar el trabajo de sala con el de exterior en contacto con la naturaleza.

Sigamos trabajando entre tod@s, ayudándonos y colaborando en mejorar todos los programas de terapia asistida por/con animales para mejorar la calidad de vida de nuestros mayores y muy especialmente la de aquell@s con Alzheimer.

Mucho más que un programa de psicomotricidad y actividad física con perro para niñ@s con discapacidad

Cuando conseguimos iniciar el programa en grupo de psicomotricidad y actividad física con perro en el año 2012, no éramos conscientes de la importancia que un programa de este tipo podía llegar a alcanzar. Nos disponíamos a trabajar en las instalaciones de un polideportivo municipal y aunque tanto patronato municipal de deportes de Elgoibar como los departamentos de bienestar social y juventud del ayuntamiento de Elgoibar lo autorizaban, iniciábamos un camino nuevo.

El programa ha sido un éxito desde el inicio y una de las grandes fortalezas de este programa han sido siempre, además de l@s niñ@s, sus padres y madres con l@s que construimos un gran equipo dando y recibiendo confianza a partes iguales.

Todos los objetivos a trabajar los hemos clasificado en 5 áreas de contenido y han sido establecidas en base a una óptima valoración inicial y continuas evaluaciones de seguimiento que han personalizado al máximo su planificación.

La dinámica del trabajo en grupo puede costar más o menos alcanzarla pero una vez se comprende que algunos ejercicios funcionan como resultado del trabajo de tod@s, depende de la complejidad del ejercicio a desarrollar pero es muy fácil crear y entender esa cadena de trabajo en la que tod@s han de sumar para lograr el objetivo.

Y en esa cadena de trabajo el perro es un eslabón importantísimo con la que l@s niñ@s trabajan sin dudarlo con una motivación que difícilmente hubiéramos podido lograr de otra manera. Nunca hemos tenido que corregir ninguna actitud hacia el perro y en los casos en los que el/la niñ@ no estaba acostumbrado a tener un perro cerca, no ha habido que hacer nada especial sino darle un poco de tiempo para que esa conexión niñ@ – perro surja y el desarrollo de las sesiones sea entonces el óptimo.

Eskerrik asko familias, siempre nos habéis dado mucho más de lo que nosotros os hemos dado.

Since 2011

Au, guau, woof, wouf, bau, wan, hav, bow, gav, woef… son muchas las maneras de querer imitar un ladrido en diferentes idiomas pero todos tienen un origen común, el perro. Desde hace muchos años las personas y los perros compartimos vidas y nos hemos ayudado mutuamente. Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre pero para eso yo pienso que la persona ha de estar debidamente educada, conocer las necesidades de los perros, conocer su lenguaje y haber valorado detenidamente si puede compartir su vida con un perro para luego evitar sorpresas… si es así podemos ser muy buenos amig@s.

Hola a tod@s mi nombre es Las aunque mis amigos me llaman Jazz. Soy una golden retriever de 3 años a la que le gusta improvisar, obedecer a veces, comer bien, jugar sin parar viviendo cada segundo como si fuese el último, saludar a mis amigos y familia muy efusivamente y querer mucho a los niños y las personas mayores porque creo que tenemos muchas cosas en común. Formo parte de la familia Anateusk y voy a ser la responsable de contaros cosas sobre perros y personas o personas y perros.

El Centro de Innovación Social Anateusk se creó en el año 2011 gracias al apoyo del Ayuntamiento de Elgoibar y la empresa de alimentación animal ELMUBAS PETFOODGROUP, sin ellos todo esto no hubiera sido posible. También nos gustaría dar las gracias a todas las personas, entidades e instituciones locales, regionales, nacionales e internacionales relacionadas con la salud, la discapacidad y la educación con las que hemos trabajado y actualmente estamos trabajando. Gracias también a las universidades, centros de formación profesional, centros de educación primaria y secundaria y muy especialmente muchas gracias por todo lo que nos habéis dado hasta ahora y lo que tenemos que seguir viviendo juntos a las asociaciones de familiares de diferentes patologías con las que hemos compartido tantos momentos especiales. Y un gracias muy especial también a todos los medios de comunicación que tan bien nos habéis tratado desde el principio.

Cuando iniciamos nuestro camino en 2011 en la mayoría de las reuniones dedicábamos los primeros 15-20 minutos a justificar el trabajo que los profesionales de la salud desarrollaban en cooperación con el perro aunque afortunadamente en otros lugares de Europa, Estados Unidos y Australia siempre encontrábamos el ejemplo y la respuesta a aquella pregunta maldita sobre si el trabajo con el perro en un objetivo sociosanitario se hacía en algún otro lugar. Pues sí, en varios lugares del mundo hacía tiempo que el perro se había convertido en un aliado incomparable del profesional de la salud y de la educación, así como un amigo las 24 horas del día los 365 días al año para muchas personas con discapacidad, además de todos los perros que formaban parte de las familias en el mundo. Afortunadamente actualmente también en España hay ejemplos al más alto nivel mundial que certifican que la vinculación perro-persona, persona-perro en un objetivo sociosanitario es una realidad pero a la que tal vez tendríamos que seguir añadiendo estudios que hagan que cada vez seamos más en la familia que componemos las personas y los perros que trabajamos y vivimos juntos.

Es mucho el camino que hemos recorrido hasta ahora y mucho el que nos queda por recorrer pero tal y como hemos dicho antes, eskerrik asko – gracias – thank you – merci beaucoup: ELMUBAS PETFOODGROUP, Ayuntamiento de Elgoibar, Unión Europea-European Union, Eusko Jaurlaritza – Gobierno Vasco, Gobierno de España, Hazi Fundazioa, Diputación Foral de Gipuzkoa, Diputación Foral de Bizkaia, Diputación Foral de Álava, Universidad del País Vasco – EHU, Universidad Mondragón-MU, Centros de Formación Profesional, Servicio Vasco de Salud–Osakidetza, Assistance Dogs Australia y a todas las personas y entidades con las que hemos compartido y han hecho posible algún momento del viaje tan fantástico que estamos viviendo.

Podría haber elegido otras fotos para simbolizar todo o parte de lo que os he contado pero me gustaría empezar con una foto muy especial con mi maestro vasco-granadino que tantas y tantas cosas me enseñó el tiempo que pudimos compartir juntos; eskerrik asko guztiagatik Lehen (muchas gracias por todo Lehen).